Meditación y aceites esenciales

La meditación es un recurso importante y cuando nuestra vida está llena de estrés, actividades y pendientes, se vuelve incluso necesaria. La meditación nos ayuda a calmar la mente, a enfocar nuestra energía y a generar bienestar tanto físico como emocional y mental. Puede ser difícil empezar una rutina de meditación y ser constantes pero cuando empezamos a experimentar los maravillosos beneficios de la práctica, nos damos cuenta de que vale la pena.

Los aceites esenciales pueden complementar nuestra práctica de meditación mejorando la experiencia ya que nos ayudan a relajar el cuerpo, a abrirnos emocionalmente y a conectar espiritualmente.  Al usar aceites durante tu meditación, puedes obtener claridad y paz mental además de generar bienestar emocional. Y en estos tiempos todos necesitamos un poco de eso.

 

 

Los aceites esenciales pueden complementar nuestra práctica de meditación mejorando la experiencia ya que nos
ayudan a relajar el cuerpo, a abrirnos emocionalmente y a conectar espiritualmente.

 

Cómo usar aceites esenciales para meditar

Puedes usar los aceites esenciales de dos maneras durante la meditación. La primera es colocar unas gotas en el difusor y encenderlo durante tu práctica y a través de la inhalación obtener los beneficios de la aromaterapia, ésta ayuda a estimular los sentidos, promueve la relajación y crea un ambiente especial que te permite concentrarte más fácilmente. Además, si hay cierta emoción que te gustaría liberar o trabajar, puedes elegir un aceite que te apoye para lograrlo. La segunda manera es aplicar el aceite de forma tópica, es decir, en tu piel. Te recomiendo aplicarlo junto con unas gotas de aceite portador, a mí me gusta el aceite fraccionado de coco, pero también puedes usar aceite de almendras, de aguacate o de semillas de uva.  Hay varias opciones para su aplicación:

  • En las palmas de la mano, frotarlas e inhalar a intervalos regulares.
  • En las áreas de tu cuerpo que distraen.
  • Un poquito debajo de la nariz.
  • En puntos clave (atrás de las orejas, sienes, corazón, planta de los pies…).

 

Cómo incorporar el aceite esencial a tu meditación depende mucho de cuál sea tu objetivo.

 

Los mejores aceites esenciales para meditar

Existe una gran variedad de aceites esenciales que puedes incorporar a tu práctica de meditación. Te presento algunas recomendaciones: 

Eucalipto.  Uno de los puntos clave de la meditación es el control y la concentración en la respiración.  Sin embargo, si tienes la nariz tapada, tendrás dificultad para alcanzar un estado meditativo.  El eucalipto es un expectorante y limpia las vías respiratorias liberando también la tensión en el pecho, lo cual te permite respirar profundamente.

 

Incienso (Frankincense).  El incienso es el aceite esencial más poderoso para el espíritu. Promueve el arraigo y el equilibrio y nos ayuda a abrir el corazón.  Nos ayuda a conectar con nuestro yo espiritual. También nos ayuda a equilibrar nuestro primer chakra, Muladhara, y ayuda a que la energía fluya mejor.  El incienso tiene numerosos beneficios.  Puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación, a liberar estrés… Es una gran idea incorporarlo a la práctica de meditación pues le proporciona bienestar al cuerpo físico, al mental, al emocional y al espiritual.

 

Lavanda.  La lavanda reduce la ansiedad, es un antidepresivo natural y además, es relajante. Es uno de los mejores aceites para meditar por sus propiedades calmantes. También te ayuda a equilibrarte, a calmarte y a ganar claridad.

 

Salvia esclarea (Clary Sage).  La salvia esclarea, el aceite de la claridad y de la visión, ha sido utilizado por varias culturas alrededor del mundo por miles de años para eliminar energías negativas en un espacio determinado. Usar este aceite durante la meditación ayuda a limpiar la habitación de energías negativas que nos pueden afectar y que pueden llegar a distraer la mente. Nos ayuda además a conectar y a establecer vínculos. También es un antidepresivo así que nos levanta el ánimo y nos ayuda a tener una experiencia meditativa positiva.

 

Sándalo.  El sándalo, el aceite de la sagrada devoción, es posiblemente uno de los mejores aceites esenciales para meditar. Tiene una extraordinaria capacidad para calmar la mente. Ayuda a eliminar pensamientos negativos y el estrés que nubla tu mente. Si estás experimentando mucho ruido interno que no te permite concentrarte ni relajarte, el sándalo te ayudará a silenciarlo. También ayuda a disminuir la presión sanguínea lo cual ayuda a relajar tu cuerpo físico durante la meditación. 

 

Vetiver. El vetiver es el aceite del equilibrio. Las situaciones de la vida pueden dispersar la energía y provocar que uno se sienta dividido entre las diferentes prioridades, personas y actividades. El vetiver tu ayuda a poner los pies en la tierra. También nos ayuda a lograr una profunda conexión entre lo que pensamos y sentimos.

 

Ylang ylang. Es un poderoso remedio para el corazón. Existe una tendencia a venerar a la mente sobre el corazón. Sin embargo, el corazón con sus formas intuitivas de recepción de información es una parte esencial de nosotros y su campo electromagnético es aún más amplio que el del cerebro. El ylang ylang vuelve a conectar al individuo con las formas puras y simples del corazón de su niño interior. Permite acceder a la intuición de lo que el corazón sabe.

 

Incorporar aceites esenciales es una forma maravillosa de enriquecer tu práctica de meditación. Sin embargo, es importante que elijas aceites de la mejor calidad para que puedas obtener todos los beneficios terapéuticos. Los aceites esenciales de dōTERRA son 100% puros, cuentan con el certificado de grado terapéutico y se obtienen de las mejores fuentes, así que son perfectos para este propósito. Puedes encontrar los aceites y difusores aquí.

 

Si tienes dudas, quieres más información sobre los aceites esenciales o te gustaría ser parte de la familia dōTERRA, escribe un mensaje a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.