Los aceites esenciales y su efecto en las emociones

La aromaterapia (el uso de aceites esenciales y extractos de plantas) ha sido tema de interés por miles de años. Los antiguos griegos, romanos, chinos e indios usaban aceites esenciales en sus ritos y prácticas religiosas, reconociendo la habilidad de los aceites esenciales para influenciar los sentimientos humanos. Sin embargo, a pesar de la rica historia de la aromaterapia, el término no fue creado oficialmente sino hasta el siglo XX, y tomó varios años para que la comunidad científica reconociera sus beneficios emocionales. Después de investigaciones científicas en la década de los 90, los biólogos comenzaron a entender más plenamente la manera en que los sensores químicos del cuerpo reaccionan a los efectos del aroma. Estas investigaciones han abierto muchas mentes a un concepto que las civilizaciones antiguas descubrieron hace mucho tiempo: la aromaterapia puede tener un efecto asombroso en las emociones y estados de ánimo del ser humano.

Debido a las complejidades del cerebro humano, ciertos aromas pueden causar emociones al generar recuerdos y estimular reacciones emocionales. Este concepto, conocido como el fenómeno de Proust, sugiere que, aunque todos tenemos diferentes recuerdos y experiencias, todos tenemos la habilidad de experimentar una reacción distinta al inhalar aromas. Esta reacción interna actúa como una “ruta aromática” que conecta el aroma a diferentes áreas del cerebro, generando así una reacción emocional.

Estamos creados para funcionar como un todo. Nuestro cuerpo está hecho de células inteligentes, diseñadas para restaurar la salud continuamente. Cuando inhalamos un aroma específico, el cerebro procesa el olor a través de su sistema olfatorio, el sistema sensorio responsable de controlar nuestro sentido del olfato. El sistema olfatorio está conectado con el sistema límbico, un área del cerebro donde se almacenan las memorias y las emociones. En este punto, el sistema límbico produce una respuesta adaptada al aroma según las memorias que están asociadas con el olor en particular, creando una ráfaga de sensaciones. Los aceites esenciales pueden producir respuestas que pueden usarse para mejorar el bienestar y controlar las emociones.

 

¿Cómo están conectadas las emociones con nuestro cuerpo?

Actualmente se reconocen en nuestro cuerpo tres cerebros. La ciencia ha encontrado que hay complejas funciones neurológicas-procesadoras en la mente, el corazón y los intestinos.

La mente es el director.  La mente subconsciente dirige más del 90% de la conducta.

El corazón es el discernidor. Hay más neuro-rutas que van del corazón al cerebro que del cerebro al corazón. .

Y los intestinos son el procesador. El 90% de la serotonina del cuerpo (y otros químicos para sentirnos bien) se producen en el intestino. Las emociones son moléculas acarreadoras de información que se adhieren a los receptores celulares y reaccionan con ellos. Las emociones generan péptidos (moléculas acarreadoras de información) que se adhieren a los receptores celulares y reaccionan con ellos. La función digestiva está enlazada científicamente al estado de ánimo. Así que apoyar tu salud intestinal es apoyar tu estado de ánimo!

 

Los sentimientos son realmente químicos que pueden ayudar o dañar.

~DR. CANDACE PERT, neurocientífica y farmacóloga

 

Los aceites esenciales apoyan emociones saludables


• Apoyan la salud de la función celular

• Estabilizan la bioquímica saludable

• Promueven la desintoxicación física y emocional

 

ELIGE TUS ACEITES. Es muy importante que elijas cuidadosamente tus aceites, pues el grado de aceite que uses determinará su química, potencia y eficacia. Existen cuatro grados:

 

SINTÉTICO — fragancias químicas tóxicas.

ALIMENTICIO — extractos y sabores para cocinar.

TERAPÉUTICO — normas sin regulación, calidad comprometida y beneficios de salud marginales.

CPTG — Certified Pure Therapeutic Grade. Extraídos de plantadas cosechadas en su hábitat natural, con rigurosas pruebas internas e independientes, verificados como puros y sin rellenos.*

*Los aceites de dōTERRA son de grado terapéutico.

 

Cómo usarlos

Los aceites esenciales son dinámicos y proveen apoyo dirigido a la salud de las emociones y el cuerpo. Se pueden usar de tres formas:

* Aromática. Te ayuda a cambiar tu estado de ánimo. El olfato es la vía más rápida para afectar el estado de ánimo. Las moléculas aromáticas tienen acceso directo al área límbica, o asiento emocional, del cerebro. Por ejemplo: la mezcla Balance te ayuda a disminuir el estrés. Equilibra los sentimientos esparcidos y ansiosos, y trae armonía a la mente y el cuerpo.

* Tópica. Estimula la auto-reparación. Aplícalo en la nuca, a lo largo de la frente o en las plantas de los pies (cerebro 1). Aplícalo sobre el área del corazón, en la parte interior de las muñecas o en las ranuras carnosas detrás de las orejas (cerebro 2). Aplícalo sobre el área del estómago o en las plantas de los pies (cerebro 3). Por ejemplo: la mezcla Breathe o Easy Air te ayuda a aliviar la aflicción. Apoya la limpieza emocional y la función respiratoria.

* Interna. Equilibra las reacciones químicas. Los aceites de dōTERRA están rotulados como aceites CPGT® para uso dietético, los puedes poner bajo la lengua, combinarlos con agua o echarlos en una cápsula de gelatina para apoyar la salud general. Por ejemplo: la mezcla OnGuard ayuda con los sentimientos de vulnerabilidad. Da fuerza emocional y fortalece al sistema inmunológico.

 

Decisiones de estilo de vida para apoyar emociones saludables

• Aumenta la ingesta de agua.
• Aumenta el ejercicio y el movimiento.
• Descansa y medita
• Mejora tu dieta